martes, 17 de mayo de 2016

Vincent Van Gogh II


Últimamente siento la necesidad de volver a explorar en la realización de retratos.
presenciar ese sutil juego que sucede entre la figura y el fondo, entre los ojos, y la dirección de la mirada. Buscar que la técnica esta vez si se haga presente y me de las herramientas necesarias para concretar una imagen. Hallar misterios, zambullirme entre los dedos, y las manchas, y que estas se conviertan en parpados, en sombras, en luces.
En algunas búsquedas hay que tener en cuenta desde el principio cuales son los materiales necesarios, el bastidor, los pinceles, los pigmentos. En esta ocasión falle, porque no realice este trabajo con oleos, lo percibí en el principio, pero necesitaba continuar, y dar con la mirada de Van Gogh que imaginaba. Esta obra surgió luego de conocer un retrato realizado por Jhon Pter Russell, que según dicen es la imagen mas confiable del rostro del gran maestro del impresionismo, a quien considero mi maestro si bien no soy impresionista ni mucho menos.
Van Gogh
50x60
Acrilicos.