lunes, 2 de mayo de 2016



Si algo puede considerarse constante en la forma en que me comunico, es a través del color. A veces surge en la palabra, en la descripción de una mañana, en la forma que la luz inunda los arboles, y como cada rincón del mundo vibra en una frecuencia distinta, traducible a verdes, rojos, amarillos, turquesas increíbles. Sueño, simplemente, sueño la posibilidad de liberarme del prejuicio autoimpuesto de la técnica, y seguir explorando intuitivamente sobre las formas, los colores y las lineas de la forma mas natural posible.