miércoles, 29 de febrero de 2012

Soñando



Aun no se como llamarla, pero debe tener un nombre muy especial ya que me alegro la noche al aparecer. Aunque lo haya hecho tan durmiente.



Tuve la suerte de que me regalaran muchos bastidores, así que no pude resistir la tentación de jugar con los pinceles. Siento que tendría que haber pintado con oleos, pero estaba muy ansiosa como para esperar por los resultados.